Periodismo Participativo en Red
 

Sueño de una noche de verano

Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Quedan dos meses para la llegada de esta estación, y Lorenzo ya se asoma por los cielos de España

El verano. Una simple palabra llena de sensaciones, experiencias, y miles de sentimientos y recuerdos, que llenan las mentes de los ciudadanos del mundo, deseosos a que llegue esta estación. Ese esperando 21 de junio. La espera a que abran las piscinas de las ciudades y pueblos para poder refrescar los cuerpos. La espera a poder sentarse en una terraza de bar a comer un helado junto con tus amigos. Y si, a esas esperadas vacaciones en la playa. Esas, de las que siempre hay un momento que cuando se recuerda se pone una sonrisa de oreja a oreja.

A tan sólo dos meses para la llegada de esta estación, el calor de la primavera se comienza a asomar por los cielos de España. Que, por cierto, ya era hora de que apareciera, se ha hecho más que desear. Pero, hay buenas noticias. Ya está aquí, y se queda para no irse.

Ya diversas canciones hablan de esta estación, entre ellas está una de las cuatro estaciones de Vivaldi (Verano); una de los Bandalos Chinos; una de Juan Magan (Verano Azul); Días de verano, de Amaral, etc. Esto se da porque a la gente le da tan buena sensación esta época del año que se ven casi obligados a crear música que hable de él, que transmita esas sensaciones a los oyentes, para propagar la alegría y felicidad que tiene la propia estación.

Además de las canciones, también existen películas y series con su nombre. Entre ellas destacan la serie Verano Azul, producida en 1981 en TVE y dirigida por Antonio Mercero. Una serie que tenía enganchado a gran parte de los niños y niñas de la época. Se sentaban en el sofá de su casa, cogían un helado (alimento importante para esta estación) y ponían TVE para ver el capítulo del día. Pero, no sin antes grabarlo en cinta VHS para poder verlo cunado quisieran.

CABECERA DE LA SERIE "VERANO AZUL"

Pero, también existen otras series y películas que, aunque no llevan su nombre, están inspiradas en el verano. Entre ellas destaca Dirty dancing, una película de 1987, en la que se narra un amor de verano, de esos que no se olvidan jamás. Además, la película cuenta con una música y bailes excelentes. Otra de ellas es Tú a Boston y yo a California, de 1961, en la que narra la historia de dos niñas que se conocen en campamento de verano, y como son idénticas deciden cambiarse e irse una al hogar de la otra. El principio de la historia transcurre en un campamento. Un símbolo claro de la infancia y adolescencia de cualquier joven en verano. Las tiendas de campaña, los amigos, las aventuras, las comidas (no tan buenas), pero, en general un recuerdo que permanece en la mente de quien lo vive toda la vida.

Otro de los elementos básicos del verano son las fiestas. Esas fiestas que se celebran en los pueblos. Esas que duran tres o cuatro días, pero que parecen eternas porque se aguanta día y noche las 24 horas, sin parar. De las que eres amigo de todo el mundo, y te visitan hasta los del pueblo “enemigo”, porque saben que se lo van a pasar “en grande”. Son esas fiestas, las de verano, las que en cualquier otra estación, hablas constantemente de las ganas que tienes de ellas, incluso apuntas en el calendario los días que faltan para la cuenta atrás. Ahora, en primavera y con la llegada de Lorenzo, sólo se puede pensar que falta poco para que comiencen (aunque realmente puede que falten 4 meses). , pero los exámenes están primero y si se quiere pasar un verano de diez, hay que pensar que lo primero es lo primero, el deber, y luego ya se puede disfrutar de la estación más bonita del año.

Además de las fiestas también están esos festivales de 3 o 4 días al lado de la playa (si es con suerte). De esos de los que sacas miles de vídeos y fotos (algunas borrosas), para que permanezcan en el recuerdo toda la vida y enseñárselo a tu familia y amigos que no ha  podido acudir. Entre ellos destacan en Primavera Sound, Arenal Sound, Dreambeach, Medusa Festival… Existen muchos de diferentes tipos de música. Lo realmente importante es pasar el tiempo con los amigos y saber disfrutar, que para eso se ha inventado el verano.

EXPERIENCIA EN EL MEDUSA FESTIVAL

“¡Mamá me he quemado en la piscina!” Esta, es una de las frases que más se escuchan decir a los niños en verano. En el momento te duele, porque si, en verdad quemarse duele, pero en unos días se pasa. Ya quisiera yo ahora estar un poco quemada por haber ido a la playa o a la piscina. Es uno de los símbolos de esta estación. Ese olor a mojado (del agua de la piscina), el olor a césped, a crema solar. O ese olor a las parrilladas que se hacen en las fincas de los amigos para pasar una tarde. Ese es el olor del verano, que en poco tiempo lo podremos sentir.

Se puede definir este texto como una oda al verano, como una alabanza a aquella estación deseada por muchos, pero también odiada por otros. ¡Bendito verano, ojalá no tardes en llegar!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Share Post
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.