Periodismo Participativo en Red
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

¿Qué significa considerarse español?

 

Wikipedia

 

En los últimos tiempos la crisis española se ha extendido hacia otros frentes además del económico. Las calles gritan rabiosas de impotencia ante la pasividad de las fuerzas del orden. La manipulación, la corrupción, la injusticia. Muchas personas continúan con sus rutinas, sin alteraciones en la normalidad de sus vidas. Muchas otras lo han perdido todo por un país al que consideraban su hogar, su refugio. Unos cuantos sienten orgullo y lo demuestran con los símbolos en sus pulseras, relojes, fundas e incluso en sus prendas de ropas. Otros muestran hastío, indiferencia y en ocasiones vergüenza ante el “orgullo” del que hacen gala. ¿Y es ahora el momento para vanagloriarse con tanta muestra de altanería y alarde?

Hace un tiempo el “sentirse” español adquirió un gran tinte político. Es como si dicha proposición sólo se basase en la ideología. No obstante, los recientes sucesos acaecidos en Cataluña son la mejor prueba de ello. Alrededor de 900 personas resultaron heridas el pasado 1 de Octubre, un acontecimiento histórico que se bautizó como el 1-O. En esos días, que luego se convirtieron en semanas y posteriormente en meses, millones de españoles colgaron en sus ventanas, balcones y terrazas sus queridas banderas (la nacional y la de Cataluña). Más bien era una prueba  de cuñados que una muestra de orgullo. Porque ver cómo atacan a tus propios vecinos, a tus amigos, a tus hermanos y, en definitiva, a los habitantes de tu mismo país, desde luego no es algo de lo que sentirse orgulloso.

 En esos momentos fueron multitud de famosos y figuras de la élite los que hicieron públicos sus pensamientos en lo que se refiere al tema. Todos y cada uno de ellos bajo su punto de vista, mediante sus perfiles en las distintas redes sociales, mostraron su completa subjetividad. Sin embargo, en estas manifestaciones pocos resquicios se podían encontrar de aquello que una gran masa se empeñan en denominar orgullo. Profesionales como Jordi Évole y Dani Mateo demostraron su pena e indignación. Porque, de nuevo, el odio y la falta de tolerancia no son cualidades que primaran esos días.

 

 

La crisis catalana ha supuesto un antes y un después en la historia de España. Y si bien es cierto que los resultados del referéndum son bastante dudosos en cuanto a la recogida, verificación y voto en sí, una gran parte de la población catalana ya no quiere formar parte del país o, por lo menos, del país del cual hay que enorgullecerse hoy.  Ser español no debería regirse por atributos como la actitud, los fondos de la cuenta corriente, las banderas o el postureo que se transmite en redes sociales con los emoticonos o los vídeos en las plazas de toros. Ser español debería ser más que eso. Porque, de nuevo, puedes sentirse español y al mismo tiempo renegar de las corridas y de su consideración dentro de la cultura popular. Porque puede no gustarte el fútbol y no por ello sentir que no formas parte de tu propio país, aquel en el que naciste. Porque puedes proceder de otras zonas del planeta y sentirte igual de orgulloso de tu lugar de origen que de aquel que te acogió.

Una usuaria de Facebook publicó el dos de octubre una serie de motivos por los cuáles se sentía verdaderamente orgullosa de su país. El mar cantábrico, los montes gallegos, la paella valenciana, la sidra asturiana. Estos son los auténticos símbolos de España y no los leones y las coronas superpuestas en una bandera de tela. ¿Acaso se es menos patriótico por preferir los colores rojo y amarillo que la suma de ambos más el morado republicano? España es un gran país, desde luego. Fundamentado bajo los valores de una democracia, pero no siempre respetados. La tolerancia y el respeto muchas veces brillan por su ausencia pero no hay que olvidar que fue precisamente España el cuarto estado en regular los matrimonios homosexuales en todo el mundo, una tarea todavía pendiente en miles de zonas.

Sentirse español no debería ser una imposición, ni mucho menos una obligación. Hay decenas de formas de sentir amor hacia tu país y ninguna de ellas debería sobrevalorarse ni infravalorarse. Al fin y al cabo todos somos hermanos de un mismo territorio, y deberíamos prestar mayor atención a los verdaderos problemas que atañen a la población, no solo española también la mundial. La pobreza, la tala indiscriminada de árboles, el cambio climático, el movimiento feminista o el animalista son cuestiones que demandan el apoyo de todos, y es aquí donde los característicos colores pierden su simbolismo e importancia.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Sin comentarios

DEJA UN COMENTARIO