Periodismo Participativo en Red
 

Ni tu culpa, ni la mía

Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Los exámenes finales a menos de dos semanas y comienza “el agobio” entre los estudiantes

Llega el calor, las ganas de estar tomando algo en la terraza de un bar con tus amigos, pero, sin sobrepasos, que llegan los exámenes finales. Esos exámenes que ves tan lejanos al principio del cuatrimestre, pero que, en un abrir y cerrar de ojos, ya están ahí, a la vuelta de la esquina.

Es una época donde todos los estudiantes queremos tener tiempo libre para estudiar y quizás, para despejarnos, salir a lo que más deseamos, ese rato de descanso con los compañeros de clase en el césped que están enfrente de todas las facultades. Pero no, y el problema no es nuestro, es de la gran cantidad de trabajo que tenemos que hacer aparte de estudiar. Los exámenes son en dos semanas y todavía no hemos terminado con los trabajos, ni han acabado los profesores de dar toda la materia. Parece que no se dan cuenta que no queda nada para la primera convocatoria.

Por mucho que los alumnos estén muy bien organizados, si tenemos una gran carga de trabajo hasta el final, en casi imposible estar al 100% con esos primeros exámenes. Además del problema del buen tiempo, que nos tiene a todos como animales con ganas de salir a pasear al campo, (siempre desde el buen sentido) los profesores y la carga de trabajo no están de nuestro lado.

No todo el problema es de ellos

Tampoco es para cargar toda la culpa en ellos, nosotros también la tenemos.  En general una parte de los estudiantes tendríamos que organizarnos mejor, si ya sabemos cómo van a funcionar los profesores (porque cada año es igual), deberíamos tener las cosas claras desde el principio y si nos mandan alguna tarea, aunque la fecha de entrega sea muy lejana, hacerla al momento y así quitárnosla de encima. Así todo sería más fácil. Pero vemos la fecha tan lejana, que cuando llega, se nos junta con otras tres prácticas y empieza el agobio.

Ahora que he nombrado esa palabra, vamos a hablar de ella. Pero no como palabra individual, sino como expresión: “El agobio”, todo junto, con su determinante delante. Esta, es una de las frases que más utilizan los estudiantes (me incluyo), incluso cuando no se sientes así, ya por costumbre. “Estoy súper agobiada/o por este trabajo, me tiene loco/a”, entre otras, es una de las frases más comunes. Pero es que es eso, la costumbre. El problema llega cuando ya lo dices de verdad y empieza “el agobio real”, ese que comienza con sudores y acaba con cinco tazas de café en el cuerpo. Esas noches sin dormir estudiando porque crees que no puede llegar a acabar. Pero tranquilo, que llegarás.

Quedan dos semanas para los exámenes. No han terminado el ternario. Todavía quedan entregas y presentaciones que hacer…., pero, sin preocupaciones, ni agobios (aquí en plural no hace falta poner el determinante delante), eres joven, y energía y valor no te faltan para poder con todo.

Pero eso sí, para otro curso ponte las pilas desde el primer momento. Ya sabes la dinámica que siguen los profesores en relación con el temario, aprovecha esa ventaja, llévala a tu favor, y deja a todos con la boca abierta porque te ha dado tiempo a sacar todo a la primera y sin ningún tipo de agobio. Bueno, quizá un poquito, pero es la costumbre.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Share Post
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.