Periodismo Participativo en Red
 

El litigio con las pizarras digitales

Los alumnos se quejan de los problemas que acarrean las pantallas en algunas aulas de la facultad

Cuando las pizarras o pantallas digitales salieron a la venta, todos los centros escolares y universitarios querían hacerse con las suyas, bien para usarlas de complemento de trabajo o para eliminar definitivamente la tiza de sus vidas. Varios años después, la realidad resulta diferente a la expectativa entonces creada.

Todas las aulas de la  facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid están dotadas de pantallas digitales. Pantallas que algunos docentes usan y que otros prefieren no hacerlo. Pero no todo es blanco o negro. Algunos profesores no realizan actividades con ellas porque les resulta una pérdida de tiempo o por el simple hecho de que algunas veces, no funcionan. Es de eso, precisamente de lo que se quejan algunos alumnos de la facultad.

“No es normal que hoy en día, en una facultad en la que se estudia el grado de Periodismo y otras carreras en las que se cursan cuestiones técnicas, se pueda dar el caso de que las pantallas no funcionen”, señala Noelia Zurro, estudiante de Periodismo.  Algo que, cuenta, está ocurriendo desde principio de curso, en el aula en la que reciben clases.

“Nosotros vemos como los profesores cada día se quejan en clase, porque no saben manejar del todo estos aparatos o porque están estropeados”, aclara la estudiante. Una tesitura, que molesta tanto a profesores como a alumnos, y que interfiere en algunas de las dinámicas que se intentan llevar dentro de la clase. “Hay diversos profesores que nos han intentado poner películas y que no han podido. No les ha admitido el sistema VLC, ni ningún otro. Realmente la profesora estaba haciendo  todo lo posible para no tener que ir a YouTube  o a otras fuentes. El propio sistema del ordenador no permitía ni poner un CD original”, asegura Noelia.

Ausencia de sonido, parpadeos continuos y la pizarra descalibrada han sido otros de los factores que han interferidos las horas lectivas y que han causado quebraderos de cabeza tanto dentro como fuera del aula. “Algunas profesoras han intentado utilizar la pizarra virtual, y han comprobado que está descalibrada. Realmente hay unas dificultades: programas no instalados, programas que no se ven. En diversas ocasiones hemos estado exponiendo y hay ciertos parpadeos de la pantalla, incluso defectos que tienen que ver con el sonido. Vemos como en las propias pantallas de los ordenadores, cuando los profesores intentan poner un vídeo, este se apaga y enciende o hay un ruido ensordecedor, que no permite escucharlo bien y si lo hace, es con interferencias. Son dificultades técnicas que ni siquiera los técnicos de la facultad logran arreglar, y lo cierto es que siempre están, lo intentan”, explica la estudiante.

De esta manera, los estudiantes afectados de la Facultad de Filosofía y Letras, reclaman mejores condiciones de las pizarras digitales para poder seguir con las dinámicas propuestas.

“No temo a los ordenadores; lo que temo es quedarme sin ellos”,  Isaac Asimov

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.