Periodismo Participativo en Red
 

La cuestión del espacio en FyL

Los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid llevan años preguntándose varias cuestiones respecto a los espacios de su facultad. Las principales son la total falta de espacios de trabajo en grupo y los dos patios interiores con los que cuenta FyL pero que no están a disposición de los alumnos. El edificio en el que se imparten las carreras de letras puras es de reciente construcción, aunque existe como institución desde 1241. Cuenta con 42 aulas equipadas con tecnología moderna, un Salón de Grados que puede albergar hasta 180 personas y el Aula Magna Lope de Rueda con capacidad para acoger a más de 200 asistentes. Igualmente cuenta con una biblioteca grande y surtida y unos departamentos espaciosos. A pesar de estas comodidades, los alumnos echan en falta algunas cosas.

 

Salas de trabajo

Cualquier estudiante universitario sabe que en el Plan Bolonia tiene gran peso la parte práctica de una asignatura. Para muchos los trabajos en grupo suponen tener que realizar reuniones presenciales con sus compañeros de proyecto. La facultad es el punto de encuentro ideal para muchos alumnos de la Uva. Para los de FyL no debería ser distinto, sin embargo, la facultad no cuenta con salas de trabajo propiamente dichas en las que poder discutir en voz alta sobre las cuestiones de los trabajos. La solución a esto pasa por trasladarse a otra facultad, aulario o esperar que las mesas que hay en algunos departamentos estén libres. No obstante, esta opción plantea problemas para los propios docentes que se encuentran trabajando en sus despachos, ya que las voces de los alumnos pueden resultar molestas. Jorge Martínez, estudiante de Historia, ejemplifica el problema, “Es frustrante que cada vez que vamos a hacer un trabajo en grupo en uno de los departamentos salga un profesor a echarnos la bronca por hablar. Por eso creo que la facultad debería habilitar un aula para realizar trabajos en grupo, y así poder hablar sin molestar a nadie”. Desde la facultad dicen que no se planea habilitar una sala para realizar específicamente trabajos en grupo, añaden que hay una sala de trabajo en el tercer piso destinada a ese fin y que se dispone también de las aulas vacías.

 

Patios internos

Con la llegada del buen tiempo, muchos universitarios cambian la cafetería por el césped y pasan las horas de descanso en las zonas de recreo de la Universidad. En el caso de Filosofía y Letras son el parque contiguo, las franjas de verde anexas al aparcamiento y el espacio que separa Comercio y Filosofía. Además de esto, FyL cuenta con dos patios internos perfectamente habilitados para el uso y disfrute de los estudiantes. Estos se preguntan porque no pueden utilizarlo ya que este cuenta con bancos y un asfaltado que harían más entretenidos los periodos entre clase y clase. Para asegurar que los jóvenes no accedan a él, se han retirado las manillas de las puertas y ventanas que comunican con esta zona, pero, ¿Por qué? Responsables de FyL aducen que es por temor a que se ensucien estos espacios. También añaden que solo se ha abierto en pocas ocasiones, principalmente congresos y antiguamente en las graduaciones.

Share Post
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.