Periodismo Participativo en Red
 

Girls no es ese tipo de serie

En el imaginario de las series “femeninas” hay un cliché que no suele faltar: la moda. Protagonistas encaramadas a un par de tacones imposibles, con manicuras impolutas y melenas estudiadamente despeinadas. Tirando de memoria, asoman dos ejemplos pioneros en hacer del binomio moda y chicas un pelotazo para la pequeña pantalla: Sexo en Nueva York y Gossip Girl.

La primera nos dejó a la sempiterna Carrie Bradshaw, con sus faldas repletas de capas de tul y sus inseparables Manolos devorando Manhattan y bebiendo Cosmopolitans. De la segunda aprendimos que el uniforme también puede ser cool, siempre que vivas en el Upper East Side neoyorkino y te llames Serena Van der Woodsen. Pero si los seriéfilos creían haberlo visto todo en lo que a moda y series se refiere, eso es que aún no habían dado con Girls.

La influencia del mundo de Lena Dunham, creadora, guionista, directora y protagonista de la serie, va más allá de la reproducción estereotipada de una pandilla de amigas veinteañeras en plena crisis existencial. Cada una de ellas; Hannah, Jessa, Marnie y Shoshanna constituyen un arquetipo independiente, con un estilo definido que se va desarrollando a lo largo de cada temporada.

Hannah es la de las mezclas imposibles y sin complejos, la de los estampados de flores y las bailarinas en punta. Prendas de aires vintage, con toques preppy y un desaliño medido.

La estética naíf y aniñada la encarna Shoshanna. Sus vestidos en tonos pastel contrastan con sus constantes cambios de peinado. A lo largo de las 6 temporadas de la serie, el personaje ha lucido desde una melena clásica y castaña, pasando por un corte propio de Margot Tenenbaum hasta el rubio platino que le dejó su paso por Japón.

Sobrio y elegante, así es el armario de Marnie, compuesto por faldas y vestidos tubo y una gama de colores sólidos rematado por unas ondas desestructuradas.

El espíritu desenfadado y bohemio de Jessa también se refleja en su estilo. Un look despreocupado y cómodo en el que los blusones con caída y las prendas holgadas van de la  mano de accesorios de estética hippy. La melena revuelta y los recogidos improvisados son una de sus señas de identidad.

Después de 6 temporadas, Girls ha dicho adiós. Llegó a la pequeña pantalla como una bocanada de aire fresco, dispuesta a gritar lo que hasta entonces otros habían preferido ignorar. Vistió de normalidad los pequeños dramas del día a día y por qué no, puede que se haya convertido en la voz una generación.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.