Periodismo Participativo en Red
 

Nadal triunfa por décima vez en Barcelona

·Una semana después de ganar su décimo título en Montecarlo, el español hace lo propio en el Barcelona Open 500 tras vencer a Dominic Thiem por 6-4 y 6-1.

Resumen de la final. (Vía ATP)

En una de esas tardes en la que se escribe la historia, Rafael Nadal saltó a la pista que lleva su nombre con el objetivo de levantar una vez más los 13 kilos que atesora la copa de campeón. En frente, Dominic Thiem, que en semifinales había eliminado a Andy Murray, número 1 del mundo. El austriaco comenzó el partido presentando sus credenciales, forzando a Nadal a llegar a iguales en su primer juego de saque. Las condiciones lentas de la pista forzaban a ambos jugadores a trabajar los puntos para encontrar el golpe ganador. Al saque, Nadal construía los puntos desde el fondo, tirando con su derecha liftada sobre el revés a una mano del número 9 del Ranking.

En un partido apretado, con dos jugadores con un estilo propenso a la tierra batida, la balanza se decantaría por el contendiente que supiera aprovechar mejor sus oportunidades. El partido entró en una fase de largos intercambios, con varios puntos que levantaron al público de la pista central de sus asientos. Pese a disponer de alguna bola de rotura para adelantarse en el marcador, el español tuvo que esperar hasta el 5-4 para romper el servicio de Thiem y adjudicarse el primer set. En un juego que puedo ganar cualquiera, finalmente fue Nadal el que se impuso para asestar un duro golpe al jugador de 23 años, que a partir de ese momento no levantó cabeza.

En el segundo parcial el mallorquín fue una apisonadora, dictando el juego del partido con sus golpes, a los que Thiem, a diferencia del primer set, no encontró respuesta. Con 3-1 arriba, Nadal quebró de nuevo el saque de su rival, que le regaló el juego a base de errores no forzados. El español cerró el partido con su saque, levantando los brazos en señal de victoria, después de convertirse en el primer jugador de la historia del tenis en ganar diez veces dos torneos (Montecarlo y Barcelona). Por si fuera poco, lo ha logrado en semanas consecutivas. Sin embargo, Nadal continua con los pies en el suelo y la mirada en el horizonte, ya que la gira de tierra batida no para y Madrid ya espera campeón.

Así celebró Nadal su triunfo

El jugador balear se zambulló en la piscina de las instalaciones del torneo tras su victoria. Tal y como manda la tradición, el ganador siempre se da un baño en señal de celebración. Al chapuzón se unieron los recogepelotas, presentes durante toda la semana. La cuenta oficial de Twitter de la ATP recoge el emocionante momento.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.