Periodismo Participativo en Red
 

Basado en hechos reales

El caso de ‘Invencible’, ‘El francotirador’ y ‘Hasta el último hombre’ 

Las películas basadas en hechos reales tienen cierto atractivo para los espectadores. Cada vez son más los directores de cine que creen en ello y utilizan esta estrategia para crear un buen largometraje. Tras meses -o incluso años- de investigaciones, lecturas y entrevistas, llegan a los cines las historias de personas anónimas que, de un momento a otro, pueden convertirse en héroes. Es el caso de los filmes ‘Invencible’ (Unbroken), ‘El francotirador’ (American Sniper) y ‘Hasta el último hombre’ (Hacksaw Ridge).

Invencible

Esta película dirigida por Angelina Jolie es un drama de temática bélica situado en el año 1936, y que cuenta la historia de Louis Zamperini un atleta olímpico que se alistó en el Ejército Estadounidense para servir a su país durante la Segunda Guerra Mundial. Durante una batalla, Zamperini y sus compañeros sufrieron un accidente de avioneta en el Pacífico que obligó, a él y a otros dos tripulantes, a sobrevivir, sin agua ni comida, durante 47 días en una balsa hasta que fue capturado por el ejército japonés, convertido en prisionero de guerra y sometido a abusos y torturas.

“Quien lucha sin descanso, triunfa” decía Louis Zamperini, el protagonista de esta historia llevada a las salas de cine por Angelina Jolie. Nacido en 1917, Louis, tuvo una infancia muy accidentada. Tras estar a punto de morir por una neumonía y por quedar atrapado en un incendio, se convirtió en un chico conflictivo y delincuente. Por este motivo, su familia decidió iniciarle en el mundo del deporte, en especial el atletismo, donde Zamperini encontraría la única manera para evadirse y dejar el mundo de la delincuencia. Poco a poco y tras ganar algunos campeonatos, logró su sueño de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Berlín en el año 1936.

Zamperini en una carrera / Fuente: www.bieganie.pl

Después de competir en algunos campeonatos universitarios, decidió dejar el atletismo y alistarse en la Fuerza Aérea Norteamericana. Así fue enviado al Pacífico Sur para batallar contra el ejército nipón, con tan mala suerte que su avioneta tuvo un fatídico accidente que, según afirma Zamperini “me cambió la vida”. Louis y dos de sus compañeros consiguieron salvarse. Tras 47 días atrapados en una balsa, sin comida ni bebida, y teniéndose que enfrentar a fuertes tormentas y hambrientos tiburones, fueron rescatados por un buque del ejército japonés que posteriormente les llevaría presos al campo de concentración de Kwajalein. Tras un mes prisioneros aquí, fueron trasladados a Ofuna, donde Zamperini conoció a quien sería su peor enemigo hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial: Mutsuhiro Watanabe, un guardia que, al enterarse de que Zamperini era atleta olímpico le maltrató hasta el final de su etapa como prisionero de guerra.

Tras su regreso a Estados Unidos, Louis se dio a la bebida, aunque finalmente murió el pasado año 2014 de una neumonía.

El francotirador

Este largometraje está basado en la autobiografía de Chris Kyle, un marine de los SEAL del Ejército Norteamericano, conocido por batir el récord de muertes como francotirador. Kyle fue enviado a Irak para proteger a su país tras el ataque de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. Aquí se ganó el apodo de “Leyenda” tras derrotar a los máximos enemigos de la nación usando su precisa puntería. Tras matar a 150 personas iraquíes y regresar a Estados Unidos, Kyle comenzó a dar clases de tiro a soldados en formación, lo que no sabía es que entre ellos estaría su asesino.

Chris Kyle fue asesinado cerca de su casa, en Texas, el 2 de febrero de 2013, cuando solo tenía 38 años. El asesino fue Eddie Routh, otro soldado norteamericano que también estuvo en la guerra de Irak. Tras varios meses en el país asiático, y tras haber vivido situaciones aterradoras, Routh regresó con su mujer pensando en suicidarse. Tras ser ingresado en varios psiquiátricos fue diagnosticado de estrés postraumático. Después de sufrir varios brotes psicóticos, su mujer pidió ayuda a Kyle, quien decidió ayudarle cometiendo el fatídico error de llevarle a un campo de tiro, donde Routh le asesinó propiciándole 7 disparos.

Taya Kyle / Fuente: www.theblaze.com

Hasta el último hombre

Este filme dirigido por Mel Gibson narra la historia de Desmond Doss, un joven apasionado de la medicina, que decidió alistarse en el Ejército de los Estados Unidos. Fue enviado a la Batalla de Okinawa, contra el ejército nipón en la Segunda Guerra Mundial. Su objetivo era salvar al máximo de hombres posible (se calcula que fueron 75) sin tener que usar un arma para matar a soldados japoneses. Tras esto, Doss recibió la Medalla de Honor del Congreso en 1945.

Desmond Doss trabajaba en los astilleros de Newport News antes de la guerra. Tras el ataque a Pearl Harbour, Doss quiso entrar en el ejército, pero con la intención de salvar y ayudar a los soldados estadounidenses heridos que se jugaban la vida en cada batalla. Tras una serie de problemas, entre ellos su envío al consejo de guerra por desobedecer la orden de coger un arma, Desmond fue enviado a Okinawa para luchar contra Japón. Los soldados americanos, entre los que estaba Doss, intentaron conquistar el territorio que ellos mismos apodaron Hacksaw Ridge , al borde de un acantilado, donde fueron sorprendidos por los nipones. Solo un tercio de los soldados que habían acudido consiguió descender y volver al campamento. Desmond, desobedeciendo las órdenes, decidió auxiliar a sus compañeros, salvando de la muerte a 75 hombres.

Desmond Doss / Fuente: www.newsadvance.com

Dos días después, Doss fue herido por una granada que cayó a su lado. En su regreso a Estados Unidos fue condecorado con la Medalla de Honor, la Estrella de Bronce por su valor y el Corazón Púrpura por su valentía, entre otros premios por su labor. Desmond Doss murió en el año 2006 tras sufrir una enfermedad respiratoria.