Periodismo Participativo en Red
 

Ser joven cuesta muy poco

Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

La libertad y la despreocupación son las principales características de una de las etapas más bonitas de la vida

Te levantas por la mañana. Es lunes, el despertador ha sonado a las 7.30 h. Te diriges al cuarto de baño y te miras al espejo. ¡Cómo pasan los años!, te dices en voz baja. Parecía ayer cuando llegabas a casa de madrugada, sacabas las llaves del bolsillo e intentabas abrir la puerta sin hacer mucho ruido para no despertar a tus padres. Han pasado tres décadas desde aquello, has decidido raparte el tupé que llevabas en la adolescencia y a las once de la noche solo te apetece quedarte en el sillón viendo una película arropado con tu manta. “Mañana quedo con mis amigos”, te indicas mentalmente para liberarte un poco de tu rutina. Lo que no sabes es que esa ya es tu rutina, y no va a cambiar a menos que lo intentes de verdad.

La juventud es una de esas etapas que te marcan de por vida. No siempre es fácil, sobre todo en la adolescencia, aquel momento en el que vivimos más preocupados por lo que dicen los demás que por todo lo que nos rodea. Es tiempo de cambios, físicos y mentales. Efervescencia hormonal, me gusta llamarlo. Muchos jóvenes se dan por perdidos. Salir con los amigos a diario sin más preocupación, fumar entre clases, pirarte en el recreo, probar cosas nuevas… “Los estudios resultan aburridos y no sirven para nada”, o eso has oído de tus amigos, los que no hacen nada con sus vidas. Los “ninis” solo piensan en sí mismos, viven aislados en una burbuja y se ven superados nada más salir de su zona de confort. Eso no es comodidad, es vivir del cuento. El problema es que esta historia no va a tener un final feliz, nadie los va a rescatar a menos que decidan salir de ese cierre hermético que con tanto empeño han creado.

Los “empollones”, “listillos” o “pelotas” parecen ser la otra cara de la moneda. Sin embargo, es por su condición de sabelotodos en muchas ocasiones por las que sufren a manos del resto de sus compañeros. Los guays contra los frikis. Se trata de algo más que una simple guerra de patio. El bulling es uno de los elementos que influyen enormemente a la hora de modelar la personalidad, y es una época clave para ello. Sin embargo, si se consigue superar la barrera, dejar apartados todos aquellos comentarios destructivos y seguir el camino hacia delante, el futuro se presenta mucho más prometedor. La universidad cambia por completo, conoces a mucha gente nueva, más comprensiva y tolerante que tus queridos abusones del instituto. Ahora puedes liberarte completamente y ser tú mismo, dejar atrás los filtros que te han ocultado todos estos años.

Paso del tiempo / PIXABAY

El tiempo transcurre muy deprisa y en nada ya has acabado la carrera. Los años más maravillosos de tu vida (los de verdad) han volado y no has podido asimilarlo. Toca decir adiós, pero solo al centro y su ciudad. Los verdaderos amigos, los hermanos, se quedan en tu corazón y siempre podrás contar con ellos. Con el paso de los meses te mudas a otra ciudad, probablemente al extranjero. Estás cansado de regresar a casa de tus padres y de que tu madre te prepare la comida como cuando tenías 17 años. Todavía eres joven, no tanto, pero el que tuvo, retuvo. Conoces a una persona que, como por arte de magia, decide hacer de tu existencia algo mejor. Los minutos pasan más rápido a su lado y decides estabilizarte. Boda e hijos en unos años y, de pronto, eres un cuarentón hablándole al espejo. Llevas más de media hora mirándote y no te has duchado, no has desayunado y vas a llegar tarde al trabajo. “¡Qué tiempos aquellos! ¿Por qué no quedar con mis amigos y planificar un viaje en honor a nuestra querida y marchita juventud?” No es tarde para ello, pero las cosas irremediablemente han cambiado.

Sólo se vive una vez y hay que aprovechar cada día como si fuese el último. No es momento de acobardar a las nuevas generaciones con datos del paro, con las estadísticas sobre el fracaso escolar ni con las mil y una variedades de universidades que están esperándolo fuera de su país. Es momento de vivir, luchar por uno mismo y fijarse metas a alcanzar. No estás sólo y probablemente cuando leas estas líneas ya no estés en situación de decidir. Pero si es así, déjame decirte una sola cosa: disfruta del momento, carpe diem. Es hora de subirse al tren, no lo dejes escapar, ponte tus auriculares y cierra los ojos. Sueña a lo grande e intenta cumplir todos tus objetivos, pues el día de mañana no serás más que uno de esos vejestorios que lanzan trocitos de pan a las palomas desde el extremo de un banco. O peor aún, un adulto inconformado con alma de niño que nunca superó el no haber disfrutado al cien por cien de aquella época tan maravillosa como lo es la juventud. Mientras yo escribo estas líneas tú quédate en la calle, ya habrá tiempo para redactar. Prueba, experimenta y no te rindas jamás.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.