Periodismo Participativo en Red
 

El Clásico es el Real Madrid

Los goles de Marcelo y Asensio encarrilan la semifinal tras vencer (1-2) a un Bayern de Munich superior, que se adelantó en el marcador, pero que perdonó demasiado

En el fútbol todo es relativo salvo una cosa, que es incontestable: el resultado. Y, de forma justa o no, es lo que manda y hace ganar partidos y, en consecuencia, campeonatos. Sin embargo, cuando uno hace un análisis exhaustivo tiene por delante miles de aspectos subjetivos, y uno de ellos es el merecimiento, y en la vida no hay cosa por la que hagamos más hercúleos esfuerzos que por aquella que sabemos que no merecemos.

Y efectivamente el Real Madrid tuvo que trabajar mucho para sacar un botín muy lejano del que realmente se mereció en Munich, pero muy próximo a la realidad que protagoniza en los últimos años, que viene a decir que este equipo es indestructible. Ni los millonarios, ni los del ‘catenaccio’, ni siquiera el todopoderoso Henyckes bajan a los blancos del avión que tiene como único destino la decimotercera.

Kimmich abre el marcador || El País

Bien es verdad que, por enésima vez en esta Champions, la travesía no estuvo exenta de turbulencias. En esta ocasión, los piperos aún no habían sacado sus bolsas cuando Müller desperdició la primera ocasión, a los cuarenta segundos, y que hacía presagiar que el choque iba a estar cargado de electricidad.

Nada más lejos de la realidad, pues hasta la media hora el encuentro era malo para el aficionado, soporífero para el espectador y táctico para los especialistas con miedo a decir que, realmente, era un tostón. Lo era hasta que Marcelo decidió darle emoción y regaló a Kimmich el primer gol de la eliminatoria.

El lateral alemán arrancó desde el mediocampo y, tras recorrer a placer una autopista sin defensas en el horizonte, definió ante un Keylor Navas que quizás pudo hacer algo más. A partir de ahí, el Bayern cogió la manija y buscó el segundo con tanto ahínco que lo que se encontró fue el empate blanco, en forma de resurrección de Marcelo.

Marcelo iguala el choque || El País

El Bayern perdonó; Asensio machacó

A tan solo un minuto del intermedio, el lateral blanco convirtió el primer tiro a puerta de su equipo en un golazo. Sin saber cómo, el Madrid se fue al descanso con la igualada, porque antes de ello, los locales habían dispuesto de varias acciones para el segundo en las botas de Lewandowsi, Ribery, y en la cabeza de Hummels. Pero el Bayern perdonó. Y quien perdona lo paga, más aún contra el Rey de Europa.

La segunda parte tan solo sirvió para certificar que la Champions de este Real Madrid tiene tres mandamientos: que cuanto peor (juego), mejor (resultado), que Asensio es el desatascador y que este equipo siempre, siempre gana. Y cuando las tres se juntan dan como resultado lo vivido en el Allianz.

El 1-2 de Asensio | El País

Porque los de Zidane jugaron mal con el balón en su poder, aunque Ramos y Varane dieron un recital defensivo, sin apenas conceder al Bayern. Y cuando alguna se les escapó ya estaba Lewandowski para fallarlas. Pero con Asensio en el campo la fiesta está servida, y así lo demostró al sellar la remontada en el primer contragolpe que tuvo –presenciada de cerca por un Ronaldo que no tuvo su día–.

El portugués marcó, pero con previo control con la mano, y el árbitro lo vio. Tan solo habría servido para redondear otra noche europea para el recuerdo, esta vez en el encuentro que muchos denominan “El Clásico del continente”. Puede ser, pero está claro que quien ha ganado por tercer año consecutivo en Alemania, quien ha puesto un pie y medio en Kiev y, por tanto, quien es realmente ‘El Clásico’ de Europa es el Real Madrid.

FICHA TÉCNICA

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.