Periodismo Participativo en Red
 

Griezmann y Oblak despiertan al Atleti de la pesadilla

Un gol del francés y varias paradas milagrosas del portero rojiblanco permiten que el Atleti se lleve un empate muy valioso del Emirates Stadium

Detrás de la oscuridad viene la luz. Así podría describirse la noche vivida por el conjunto rojiblanco en el Emirates Stadium. Arsenal y Atlético de Madrid se enfrentaban por primera vez en un partido oficial en lo que significaba una final anticipada que medía a dos de los máximos favoritos a ganar la Europa League. La expulsión de Vrsaljko en el minuto 9 ha dejado muy tocado un Atleti que se vio acorralado por los continuos ataques de los ingleses; sin embargo, un gol de Griezmann en el minuto 81 da luz a una eliminatoria que se planteaba muy oscura.

Un protagonista inesperado

Ambientazo en el Emirates Stadium para albergar un encuentro que comenzaba con una amarilla en el primer minuto sobre Vrsaljko y un Arsenal que se hacía con el control del balón mientras que el conjunto madrileño esperaba en su campo en busca del contraataque. En el minuto 7 llegaba la primera ocasión clara del partido que obligaba a Oblak a emplearse a fondo ante un potente remate de cabeza de Lacazzete que remataba un centro desde la derecha de Bellerín, que se ha mostrado muy activo durante todo el encuentro. Tan solo dos minutos más tarde tenía lugar la acción más polémica y decisiva del partido. Vrsaljko cometía una falta sobre Lacazzete y el colegiado francés le enseñaba la segunda tarjeta amarilla. Una decisión muy rigurosa que dejaba al Atletico de Madrid con diez jugadores nada más comenzar el encuentro y que también concluyó con la expulsión del ‘Cholo’ Simeone debido a las protestas.

El Arsenal se mostraba muy intenso y la participación de Özil en el juego entre líneas fue en aumento a medida que pasaban los minutos, aunque el mayor peligro para el Atleti estaba en los centros laterales de Bellerín y Monreal en busca del remate de Lacazzete. Las imprecisiones del Atleti se sumaban al control total que mostraba el Arsenal durante la primera media hora de juego, donde hubo que esperar hasta el minuto 32 para ver el primer disparo a puerta del cuadro español, que salía de los pies de Griezmann.

Oblak se volvía a vestir de ‘Santo’ para sacar un pie milagroso ante un remate muy claro de Welbeck y, pocos minutos después, Thomas se sacaba de la chistera una jugada para enmarcar. El jugador africano dejaba atrás a tres rivales y le dejó el balón a Griezmann, que remató demasiado centrado y Ospina despejó sin ningún problema.

La primera mitad concluía con un remate desviado de Correa y con el Arsenal como claro dominador sobre el terreno de juego. No obstante, el mayor protagonista hasta el momento no militaba en ninguno de los dos equipos. El colegiado francés Clement Turpin se convertía en el centro de todas las miradas.

El colegiado francés expulsa a Vrsaljko en el minuto 9 de encuentro // Foto: UEFA

Lacazzete y Griezmann, decisivos

Los segundos cuarenta y cinco minutos comenzaban de la misma forma en la que había concluido la primera parte. El guion de la película se repetía: el Arsenal combinaba con comodidad en tres cuartos de campo mientras que el Atleti mostraba una gran solidez defensiva y apenas concedía espacios. Sin embargo, en el minuto 60 llegaría el primer jarro de agua fría para los rojiblancos. Wilshere aprovecha un fallo de Griezmann para llegar a línea de fondo y poner un centro al segundo palo, donde Lacazzete, con un gran salto, envía el balón al fondo de la portería de Oblak. El Atleti no mostraba ningún tipo de reacción al gol y cada minuto era una eternidad para los del ‘Cholo’ Simeone. El cuadro de Wenger movía el juego de un lado a otro, como si de un partido de balonmano se tratara, y la defensa rojiblanca se limitaba a patear el balón.

El partido se había vuelto muy oscuro para el Atleti hasta que en el minuto 81 se hizo la luz. Giménez mete un balón largo sobre la carrera de Griezmann que, tras un forcejeo, logra superar a Koscielny, esquiva a Ospina y a portería vacía el francés marcaba el primer gol del partido para su equipo. Un tanto que daba alas a los rojiblancos en un partido que se les había puesto muy difícil.

Sin embargo, todavía tendría que sufrir el Atleti para llevarse un valioso empate del Emirates Stadium. A falta de tres minutos para el final, volvió a aparecer la figura de Oblak para despejar un cabezazo de Ramsey desde el punto de penalti. Una intervención que suponía un alivio para los más de 1.500 colchoneros que se habían desplazado hasta tierras inglesas y veían cómo una pesadilla se había convertido en una licencia para soñar.

Oblak para lo imparable y Griezmann no perdona

El Atlético de Madrid ha salido vivo de un partido que se le puso muy desfavorable desde los primeros minutos. Una buena parte de culpa de esta supervivencia la tienen Oblak y Griezmann. El portero rojiblanco se convirtió en una auténtica pesadilla para los delanteros rivales, que veían cómo las manos del esloveno atajaban cada disparo de los locales. Un derroche de reflejos, anticipación, contundencia y elasticidad es lo que ha hecho Jan Oblak ante los más de 50.000 aficionados que abarrotaban las gradas del estadio londinense. Una prueba más a los ojos de toda Europa de que el Atlético de Madrid tiene a uno de los mejores porteros del mundo.

En la zona ofensiva fue clave la figura de Griezmann. El francés, debido a la dinámica del partido, apenas había participado en el juego del equipo pero cuando tenía que aparecer, no falló. La ocasión que tuvo, la enchufó. Esa es la ley del delantero. El francés logró su cuarto gol en esta Europa League y su tanto permite al Atleti partir con una pequeña ventaja en el partido de vuelta en el Wanda Metropolitano, donde los del ‘Cholo’ Simeone buscarán tener un billete para la final de Lyon.

FICHA TÉCNICA

Share Post
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.