Periodismo Participativo en Red
 

Un bronce que sabe a oro

Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El Parquesol, mejor equipo femenino de Castilla y León, consuma la mejor temporada de su historia al quedar tercero en el Grupo V de Segunda División

No porque algo sea desconocido se convierte en irrelevante. No por ser femenino deja de ser fútbol, por mucho que algunos lo piensen. Desde luego, no por pasar desapercibido en los medios queda en el olvido un hito como este. El Parquesol Nacional, mejor equipo femenino de Castilla y León desde hace ya un tiempo, ha conseguido ser tercero en el Grupo V de Segunda División, probablemente el más dificultoso de todos los que componen la categoría.

De esta forma superaron su mejor registro, logrado la pasada temporada al quedar cuartas en ese mismo grupo. Suponía ya un reto mayúsculo para un equipo que, hasta el momento, se había planteado como reto meta principal la permanencia. Pero, con Óscar González en el banquillo, se llegó a esa plaza soñada.

Por lo que este año tocaba, cuando menos, repetir la hazaña, pero las cosas se iban complicando a medida que pasaban las semanas. El Parquesol arrancó la temporada perdiendo frente al Tacón, el que iba a ser –y fue– el campeón del grupo, pero a partir de ahí subió como la espuma hasta colocarse, de nuevo, en esa cuarta plaza.

El Parquesol acaba tercero | Sergio Borja

Y mientras en lo deportivo las cosas seguían su curso, lo extradeportivo hizo tambalear los cimientos del equipo. El club y el cuerpo técnico pusieron fin a sus relaciones y, tras año y medio, Óscar González dejó de ser entrenador del conjunto naranja. Por momentos se temió entrar en un túnel sin salida: muchas jugadores amenazaban con plantarse ante tal decisión, pero se decantaron por cerrar filas, mostrar profesionalidad y tirar para delante. Es así como se logran las gestas. Es de esta forma como lo logró el Parquesol.

Barbi, la cerebro del Parquesol | S. Borja

Victoria ante el Atleti B para subir la moral

Y mientras el club buscaba recambio, el Parquesol ya acumulaba cuatro partidos sin ganar y el Atleti B, segundo clasificado, aterrizaba en el Saso. Ese día fue posiblemente el mayor ejemplo de garra, unión y épica de, al menos, la primera vuelta. Las naranjas derrotaron por primera vez a las rojiblancas gracias a un gol de Sandra en el último minuto.

Tras ese encuentro, comenzó una nueva etapa de más sombras que luces, con Daniel Clara en el banquillo. Los resultados acompañaban, pero la plantilla carecía de motivación y veía cómo esa cuarta plaza se escapaba, hasta el punto de que se colocaron sextas a falta de siete jornadas. Era tal el descontento que ni la goleada al Olímpico de Moratalaz hizo conservar su puesto a Clara.

El club apostó fuerte y trajo para el tramo final de temporada a un entrenador con mucha experiencia en el fútbol femenino, como es Rubén Jiménez, con el fin de “subir la moral y encauzar la siguiente temporada”, señalaba entonces el coordinador del Parquesol, Eladio Blanco. Dicho y hecho, pues la plantilla se animó y todas las posibles marchas del equipo quedaron reducidas a humo.

Nata marca el gol decisivo | S. Borja

El objetivo se cumplió a falta de tres minutos

Y así, el Parquesol se plantó a falta de tres jornadas en tercera posición y dependía de sí mismo para lograr esa meta inédita hasta el momento. Salvaron el primer matchball al ganar en casa al León (3-1) e hicieron lo propio en Burgos (1-4). Solo quedaba el último choque, el más difícil, en casa, ante el Pozuelo. Solo les hacía falta sumar.

Y lo hicieron, no sin suspense, en un partido que pasará a la historia por la emoción y también por la atmósfera en que se jugó. Una tromba de agua, acompañada de tormenta y granizo, azotó el partido y también a las naranjas, quienes se fueron al descanso por detrás en el marcador. Al regresar a los vestuarios empataron, pero otro gol del Pozuelo hacía presagiar que el sueño podía esfumarse.

Pero esta historia solo podía tener un final feliz. Y Nata lo sabía. La catorce parquesolina pegó un trallazo desde fuera del área que se convirtió en el empate definitivo, que desató la locura tanto en el campo como en la grada. Es de una forma tan aparentemente sencilla como su equipo, el Parquesol, se alzó con un puesto de bronce que, realmente, supo a oro.

Un abrazo que vale un tercer puesto | S. Borja
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.