Periodismo Participativo en Red
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Las victorias en el Gran Sasso y Osimo le sitúan como serio candidato a la victoria final en un inicio de Giro nada exitoso para su compatriota británico de Sky

Lo que comenzaba siendo una sorpresa que parecía que no iba a durar mucho se está consolidando cada día con más fuerza. El liderato de Simon Yates ha pasado de ser una circunstancia de un día a la apuesta de un joven británico por hacerse con la maglia rosa dentro de dos semanas en Roma. La doble etapa montañosa del fin de semana consagró a Carapaz como la revelación de la carrera y reafirmó el poder del equipo Mitchelton-Scott con un doblete de ensueño. Aunque poco duró parte de esa alegría. Al colombiano Esteban Chaves, tras su victoria en el Etna, la jornada de descanso le pasó factura. En uno de los días de supuesta tranquilidad se vio cortado y perdió todas sus opciones de cara a la clasificación general. Para resarcirse, Simon pudo dedicarle una nueva victoria, en una llegada típica de clásica belga con pavés incluido.

Carapaz se gradúa con nota en el Giro

Tras la jornada de transición en la que Simon Yates no tuvo complicado mantener el maillot, el pelotón afrontaba dos nuevas etapas con final en alto. Con un recorrido sencillo, Montevergine di Mercogliano ponía fin a una jornada sin muchas complicaciones para el pelotón pero que cambió radicalmente a pie de la única cima del día. Cuando la fuga del día de siete corredores comenzaba a subir las primeras rampas del puerto de segunda categoría, la lluvia hacia acto de presencia. Un recorrido sinuoso y mojado avecinaba la dificultad que se aproximaba en la ascensión.

Van ser Sande y Mohoric fueron los primeros en romper las hostilidades en cabeza de carrera. La ventaja, que había alcanzado los cinco minutos, se había reducido a poco más de uno. Los quince kilómetros de subida no superaban el seis por ciento de desnivel, por lo que se podía prever que los favoritos no pasarían demasiados apuros y llegarían en un grupo reducido. A seis kilómetros del final, Montaguti, Mohoric, Polanc y Bouwman aguantaban en punta de carrera, con un pelotón que les pisaba los talones.

La calma sorprendió a Froome y, en una curva, se fue al suelo con su compañero Poels y un corredor de Dimension Data. La rueda del británico patinó en un charco haciéndole caer, pero pudo continuar en carrera. Con la ayuda de su equipo volvió con facilidad al grupo. En cabeza, Boewman se marchó en solitario con un fuerte ataque que no pudieron seguir sus compañeros de fuga. Froome parecía encontrarse bien, porque su equipo comenzó a endurecer la ascensión. A pesar de ello, Geniez y, el mejor joven, Carapaz, lograban distanciarse con sendos ataques. El ecuatoriano era el más fuerte, y, con una fuerza sorprendente, caminó en solitario hacia la victoria, la primera de su país en el Giro. Tras él, el grupo de favoritos sin diferencias entre ellos.

Richard Carapaz celebra su victoria en Montevergine di Mercogliano / Luk Benies, AFP

Yates presenta una seria candidatura en el Gran Sasso

La etapa del domingo contenía tanto una gran cantidad de kilómetros, hasta 225, y dos subidas finales de gran dureza. Catorce fueron los corredores que formaron la fuga del día camino del Gran Sasso. El pelotón les dejó alcanzar hasta siete minutos de diferencia, situando al italiano Brambilla momentáneamente como líder virtual. Junto a él, también destacaba la presencia de Tim Wellens o Hugh Carthy entre los mejores escaladores del grupo cabecero.

Al pie de los dos sinuosos puertos finales, la diferencia era de entorno a los seis minutos. Astana decidió aumentar el ritmo y tomó la manija del pelotón que hasta entonces había llevado el equipo del líder. El equipo Sky de Chris Froome se mantuvo atento siempre a rueda de los kazajos. En la ascensión al Calascio, se enfureció la carrera tanto por delante como en el gran grupo, pero en ambos apenas se perdieron unidades. La diferencia se reducía ligeramente pero, en la cima de este, aún era cercana a los cuatro minutos.

En la aproximación al Gran Sasso, un ataque del francés Chérel descolgó a varios compañeros de fuga, entre ellos al belga Tim Wellens. Continuaban las discrepancias y los corredores locales Masnada y Boaro se lanzaban en pos de la victoria. Masnada logró abrir una brecha de más de un minuto sobre sus perseguidores. Hugh Carthy intentó acercarse sin éxito hasta él. En el pelotón. Varios favoritos comenzaron a hacer la goma, destacando al italiano de UAE Fabio Aru. Tampoco dio buenas sensaciones Froome, quién se quedó descolgado tras el primer ataque de los líderes de la general.

En el kilómetro final, Dumoulin y López también se quedaron descolgados. Pozzovivo hizo un gran trabajo, pero la maglia rosa, Simon Yates fue el más fuerte en llegada. Al británico le quedaba una última bala con la que superar al de Bahrain y a Pinot. Segunda victoria consecutiva de Mitchelton que permite al equipo australiano copar las dos primeras plazas de la clasificación general.

Esteban Chaves rueda en el pelotón durante la décima etapa / Getty Images

El parón sentencia a Chaves

La jornada de descanso, a pesar de lo que su nombre indica, es un gran peligro para el ciclista. En ocasiones, el día sin etapa rompe la rutina y el ritmo de algunos corredores y les hace pagarlo en el día posterior. Esto le ocurrió a Chaves en la etapa del martes. Tras el breve paso por las montañas del fin de semana, se avecinaban cuatro días de relativa transición. En este póker de etapas, apenas podía verse dificultad alguna para los mejores clasificados en la general. Con recorridos largos, pero llanos, únicamente algunas cotas en el final del trayecto podían romper la llegada masiva.

La única ascensión dura se encontraba el primero de estos días, a los pocos kilómetros de comenzar. En ella se formó una gran fuga, pero no contentó a algunos equipos importantes. Pello Bilbao atacó e inició una lucha que acabó descolgando a un gran grupo de ciclistas. Entre ellos, la mayoría de sprinters, Viviani incluido, y el segundo clasificado en la general, Esteban Chaves. El colombiano mostró una debilidad inesperada y no aguantó con los más fuertes. Se desconoce si le pasó factura el día de descanso o si sufrió algún problema médico relacionado con alergias al polen. La distancia con el pelotón de favoritos comenzó a crecer de forma preocupante para los intereses del de Mitchelton. Su equipo recibió la colaboración de Quick-Step, pero solo en un inicio. Al poco tiempo, se vio solo en una persecución sin futuro. La distancia se amplió hasta los siete minutos a mitad de carrera. Sus opciones en la general, por tanto, quedaban totalmente descartadas.

Por delante, Androni aprovechaba la falta de velocidad y mandaba por delante a Frappporti. El italiano alcanzaba casi tres minutos de ventaja y comenzaba a soñar con una victoria casi impensable para el equipo. En la aproximación a la pequeña cota final de cuarta categoría, hubo varios movimientos en el pelotón. Villella y Mohoric fueron los más fuertes y se situaron a menos de un minuto del italiano. El pelotón, ante estos ataques, también aumentó el ritmo

El corredor de Androni fue atrapado en el ascenso y los corredores se lanzaron a un peligroso descenso en terreno húmedo. Nico Denz alcanzó a los dos de cabeza, mientras Henao y De Marchi de situaban a unos metros de ellos. En el pelotón sustos para los hombres importantes. Carapaz y Dumoulin sufrían sendos pinchazos, pero se reintegran sin problemas al gran grupo. Con más de un minuto sobre el grupo del líder, Mohoric y Denz se jugarían el final al sprint. El de Bahrain trabajó de forma muy generosa en la fuga y vio su trabajo recompensado. En una delgada muy igualada  entre los dos, el esloveno se imponía en una jornada muy dura para todo el pelotón. Sam Bennet completó el podio, mientras que Chaves llegó a más de 25 minutos a línea de meta y dijo adiós a toda opción de luchar por la carrera.

Matej Mohoric celebra su victoria de etapa en Gualdo Tadino / EFE

Yates aprovecha cada día

Después de la inesperadamente dura etapa del día previo, comenzaba otra jornada para hombres explosivos y con trazado de clásica belga. Tras coronar dos puestos de tercera  categoría, los ciclistas afrontarían un terreno plagado de repechos y con un final muy selectivo en Osimo. Cinco corredores confirmarían la fuga: Masnada, Turrin, Maestri, De Marchi y el español de Astana Luis León Sánchez.

A 30 kilómetros de meta, se transitó por Filottrano, localidad natal del fallecido hace un año, Michele Scarponi. En el exigente muro que atravesaba esta localidad estaba situado el segundo “traguardo volante” -sprint bonificado-. Las rampas por encima del diez por ciento descolgaron a dos de los italianos de la fuga. Con el cambio de provincia, los de cabeza afrontaron la subida a San Paterniano con menos de un minuto de ventaja. Tras ello encontrarían la Vía Costa del Borgio, con pavés y hasta 16 por ciento de desnivel, y el durísimo kilómetro de la Via Olimpia que les situaría casi en la línea de meta.

Varios equipos como Lotto Jumbo, Lotto Soudal o Groupama-FDJ se encargaron de llevar al grupo hasta los de cabeza manteniendo un ritmo muy alto y pensando en las opciones de Wellens, Battaglin o Pinot. En el tramo empedrado Stybar salía con mucha fuerza y Wellens se agarraba bien a su rueda. Completado un veloz descenso, los dos fugados contaban con siete segundos sobre el pelotón. El grupo de favoritos comenzaba a enfilarse y a hacer peligrar a corredores como Froome que podrían perder tiempo.

El líder, Simon Yates, atacó en el ascenso y nadie pudo seguirle. Dumoulin consiguió acercarse en el tramo adoquinado, pero no puedo evitar que el australiano se llevara una nueva victoria. Todos sus rivales perdieron más tiempo de cara a la general. López medio minuto y Froome hasta 40 segundos. El único que mostraba cierta mejora era Tom, pero no le servía para imponerse al sorprendente líder. En cuanto a Chris, gran parte de sus opciones de cara a la victoria final se esfuman al acumular una pérdida superior a los tres minutos.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.